La meditación es una práctica milenaria que da múltiples beneficios para el cuerpo y la mente, así como también nos relaja y ayuda para tratar de reaccionar mejor ante las distintas situaciones que ocurren a nuestro alrededor.

 

La palabra «meditación» tiene su origen en la voz latina «meditatio» que nos habla de un ejercicio intelectual y se enfoca en varios propósitos, como lograr una mayor libertad mental y emocional ante la vida. Al meditar, llevas tu mente a un estado de paz y concentración que te da tranquilidad absoluta, permitiendo que encuentres la armonía con el entorno. Puedes meditar ya sea sentado en un lugar libre de distractores o realizando danzas en donde la mente se adentra a un estado meditativo.

 

Beneficios

Al meditar, puedes resolver problemas psicológicos como el estrés, la ansiedad e incluso la depresión, así como también malestares físicos, ya que reduce la presión sanguínea. Asimismo, se activan zonas relacionadas a la empatía, compasión y el altruismo, ayudando a que logres mejores relaciones personales y asimiles tanto tus sentimientos, como los de los demás, por lo que, de cierta forma, consigues un mejor autoconocimiento.

 

Meditar puede ser difícil al principio, pues se debe lograr un completo aislamiento de los pensamientos, pero alejándote de las distracciones, poco a poco podrás enfocarte adecuadamente para alcanzar un mayor grado de meditación. A lo largo de la historia han existido ocho tipos principales de meditación. Éstos son:

 

  •     Meditación Tonglen: Conecta a la gente con su sufrimiento para intentar comprenderlo y mitigarlo. 

 

  •     Meditación Chacra: Busca conectar con uno de los siete centros de poder o energía del cuerpo (chacras), poniendo el cuerpo en sintonía para activarlos a través de sonidos o movimientos.

 

  •     Meditación Kundalini: Trata de despertar la energía Kundalini, ubicada en la base de la columna vertebral.

 

  •     Meditación Metta: Se basa en las enseñanzas del budismo del Tíbet y busca conectar con los sentimientos incondicionales de amor y amistad.

 

  •     Meditación Trascendental: Ayuda a conectar la mente con un plano superior a través de mantras (palabras clave con sonido particular).

 

  •     Meditación Zazen (Zen): En este tipo de meditación profundiza en la respiración a través del vientre, en vez de la nariz (como en la meditación Vipassana). Se recomienda practicar esta meditación con la columna recta, el mentón agachado y colocar las manos sobre el vientre en una posición especial.

 

  •     Meditación Vipassana: Es la meditación más practicada en occidente. Permite ver las cosas con claridad. Ésta proviene del budismo tradicional y se practica a través de aspirar y expirar el aire a través de la nariz.

·      Meditación de Sonido Primordial: Así cómo en la meditación trascendental, aquí también se utilizan mantras, es decir, sonidos sagrados usados para adentrarse en la mente mediante la armonía del sonido provocada por estas palabras.