Las pestañas no sólo hacen que tus ojos luzcan impresionantes, también resaltan tu mirada y protegen tus ojos de partículas que podrían irritarlos. No obstante, suelen quebrarse, caerse o no alcanzar el tamaño deseado. El crecimiento de las pestañas tiene tres fases: anágena (crecimiento), catágena (deja de crecer y el folículo se reduce) y telógena (regeneración). En promedio, las pestañas pueden durar hasta tres meses antes de que comiencen a caer.

Para cuidar tus pestañas, aliméntate balanceada y saludablemente, límpialas bien al desmaquillarte y evita el uso constante de rizadores. De ser posible, aplica mascarillas 100 % naturales y procura reducir el nivel de estrés en tu vida.

Y si por más que lo intentas, no has logrado tu objetivo de tener pestañas más largas, ¡no te preocupes! Aquí te comentaremos algunos remedios caseros que te ayudarán

Manzanilla: Utiliza un recipiente para hervir la manzanilla y después, déjala en reposo por unos minutos. Desmaquíllate completamente y luego remoja un algodón en ese líquido y frota tus pestañas cada noche.

Aceite de oliva: Usa un algodón para aplicar el aceite con suavidad desde abajo hacia arriba y déjalo toda la noche. Pronto verás los buenos resultados.

Té verde: Hierve hojas de té verde y deja que repose unos minutos. Remoja un algodón y aplica en tus pestañas cuantas veces creas necesarias.

Cáscara de limón: ¿Quieres pestañas sean más resistentes? Mezcla aceite oliva y aceite de ricino en un molde, añade cáscaras de limón y deja que repose por unos días. Usa un algodón para aplicar la mezcla sobre tus pestañas.

Aceite de ricino: Mezcla aceites de ricino, de almendras, de aguacate y de oliva. Usa la mezcla para remover el rímel de tus pestañas. Antes de dormir, limpia completamente tu rostro, aplica una gota sobre la línea superior de tus pestañas y deja que actúe durante la noche.

Loción de ricino y ron: Mezcla una cucharada de ron con tres de aceite de ricino y luego, usando un cepillo de máscara, colócala sobre tus pestañas. Si la mezcla entra en contacto con tus ojos, enjuágate con agua tibia y limpia tu rostro con una toalla.

Aceites esenciales: Mezcla una cucharada de aceite de caléndula, de aceite de oliva y de rosa mosqueta. Aplica todas las noches (antes de dormir y con el rostro previamente lavado) con un cotonete sobre las pestañas.