Existe la creencia infundada de que al no desayunar ahorras energía e incluso no falta quien diga que es una forma de perder peso. No te dejes engañar. El desayuno es fundamental para nuestro organismo.

 

Sí, hay veces que omitimos el primer alimento por distintas cuestiones, ya sea porque nos despertamos tarde y no da tiempo de ingerir algo en la mañana, o que tengamos flojera de preparar algo. En fin, pretexto hay muchos, pero, como dijimos antes, no desayunar puede derivar en problemas de la salud, pues los nutrientes proporcionados por el desayuno con clave para que tu cuerpo tenga la energía y ánimo suficiente para realizar las actividades del día.

 

Para darte una idea de las consecuencias de no ingerir alimentos por la mañana, a continuación, te diremos cinco razones por las cuales nunca debes omitir el desayuno.

 

Falta de energía durante el día

Al no tener el alimento matutino, tu rendimiento mental y físico estará en niveles bajos, te sentirás cansado, con sueño y desmotivado. Así que, para evitar ese estado, recuerda ingerir un desayuno balanceado rico en nutrientes.

 

Aumento en el nivel de glucosa

El nivel de glucosa se determina a través de los distintos nutrientes que consumes por la mañana. Por ello, cuando desayunas tarde, te alimentas con productos poco saludables o de plano no comes nada, disminuirá la concentración de insulina, tu cuerpo acumulará azúcares e incluso podrían detonarse los primeros síntomas de diabetes.

 

Mayor apetito a la hora de la comida

Si comienzas tu día sin alimento, es muy probable que la ansiedad se apodere de tus pensamientos y sin que te des cuenta, termines comiendo algunas frituras, galletas u otro snack que calme tu hambre hasta la hora de la comida y, sin que te des cuenta, terminarás consumiendo más calorías al día que te podrían hacer ganar un poco de peso.

 

Volatilidad de las emociones

Otro de los efectos negativos de no consumir alimento en la mañana es el descontrol de las emociones. Los alimentos contienen sustancias necesarias e importante para tu salud y bienestar, así que un desayuno balanceado contribuye a que no te sientas irritado, estresado o fatigado durante el día.

 

Defensas bajas en el sistema inmunológico

Un buen desayuno fortalece el sistema inmunológico y hará que todo tu cuerpo funcione favorablemente. Así que si por algún motivo no desayunas, tus defensas bajarán, haciéndote más vulnerable a infecciones o enfermedades.

 

Problemas digestivos

La falta de ingesta matutina también puede provocar estreñimiento, ya que la falta de alimento hace que el aparato digestivo se ralentice. Para evitar este padecimiento, consume productos altos en fibra, ácidos grasos y agua. Con ello lograrás que tus funciones intestinales actúen correctamente al mismo tiempo que se regula el pH de la flora bacteriana, importante para reducir la posibilidad de padecer indigestión o gastritis.