La baja autoestima puede provocar que la percepción de uno mismo sea negativa; es decir, que las personas no se sientan a gusto consigo mismas, que no se valoren lo suficiente, e incluso que no tengan la fortaleza para realizar sus actividades diarias. Por lo tanto, lo importante es mantener el ánimo en alto para que los malos pensamientos no se apoderen de nuestra mente.

 

Si en algún momento de tu vida te sientes decaído o tu autoestima no se encuentra en su mejor momento, ¡no te preocupes! Aquí te daremos una serie de consejos que ayudarán a valorarte mejor.

 

Deja de juzgarte

Sé realista y consciente de cada una de tus cualidades (incluyendo las virtudes y defectos que te caracterizan) y reconoce que no todo lo que hagas, saldrá a la perfección. Cuando aceptes lo anterior, podrás permitirte aprender para mejorar las áreas débiles y así lograr un verdadero crecimiento que te ayudará a ser cada vez más feliz.

 

Sé positivo

Deja de lado los malos pensamientos que sólo provocarán que tu ánimo decaiga y no tengas ganas ni voluntad para enfrentar los retos diarios. No digas «no puedo», en su lugar di «lo intentaré», piensa en que siempre hay probabilidades de que todo salga bien y así puedas lograr el éxito. Date cuenta que una actitud positiva, en lugar de una negativa, siempre te ayudará para encontrar distintos caminos que te acerquen al cumplimiento de tus objetivos.

 

Metas realistas

Si te pones metas complicadas, llegará un punto donde te puedas sentir frustrado si no las completas en el tiempo que planeaste. Así que lo mejor es organizar tus ideas y delimitar metas realistas, que se puedan cumplir en tiempo y forma. De esa manera, cada que cumplas un objetivo, podrás expandir tu horizonte y aumentar tus metas. Así los avances que tengas serán más notorios y, en dado caso de que algo no esté funcionando, podrás modificar tu estrategia sin perder mucho tiempo.

 

Evita las comparaciones

Tú eres tan diferente de los demás, como los demás son diferentes a ti. No derroches tu tiempo comparándote con otras personas, mejor ocupa esos momentos en centrarte en ti, en lo que eres capaz y en las cosas que puedes aprender para mejorar tu vida. Pensamientos como la envidia o los celos, únicamente te restarán energía y no dejarán que muestres lo que tú puedes realmente alcanzar. Recuerda que todos tenemos habilidades en las que destacamos y que pueden marcar la diferencia en nuestra vida personal o profesional.

 

Prepárate para el siguiente día

Antes de dormir, recapitula sobre lo ocurrido durante en el día. Piensa en las cosas que hiciste bien, así como también en las que no tuviste éxito. Esto te ayudará a planear una nueva estrategia para mejorar día con día. Además, contempla las actividades que realizarás al día siguiente, así tu nuevo día estará más organizado y te rendirá el tiempo.